Volver a la Página de Inicio
BUSCAR:  
 
 CANALES
 Agua y Vida
 Agua en el Mundo
 Agua en España
 Cuenca del Segura
   
 SERVICIOS
 Noticias
 Cuestiones del Agua
 Foro del Agua
 Empresas
 Agenda del Agua
  
  

Video en formato RealMedia sobre el Sistema Automático de Información Hidrográfica (SAIH)

Región de Murcia Digital

Fondo Europeo de Desarrollo Regional

 

 

 Agua en España - Sequía   Atrás
SEQUIA

Introducción Experiencias recientes Las líneas de actuación


Introducción

La sequía es un fenómeno hidrológico donde no hay un acuerdo generalizado entre los especialistas para su definición. Se caracteriza en términos de precipitación o de aportación fluvial en determinados periodos de tiempo, o en función de las reservas almacenadas en embalses. Por otra parte, el fenómeno de la sequía se sustituye y confunde con otros conceptos con los que presenta una cierta relación, como son la aridez o la escasez de agua. Si se considera la sequía simplemente como un fenómeno que produce una falta de agua, se estaría olvidando uno de sus aspectos más característicos: su anormalidad, es decir, su carácter de hecho no acostumbrado. En efecto, si esta falta de agua es considerada habitual en una región, se produce una situación de aridez y no de sequía.

Hay variedad de definiciones y tratamiento sobre la sequía y que quizá haya sido una de las causas por las que, a diferencia de las inundaciones, el estudio de las sequías no se ha abordado con la profundidad necesaria.

Cada cuenca establece sus criterios de sequía y en general y muy importante no suelen tenerse en cuenta indicadores sobre el estado de las aguas subterráneas.

Experiencias recientes

En los últimos años se ha producido una importante racha seca, relativamente generalizada, y que acarreó diversas consecuencias sobre los sistemas de suministro. La experiencia de esta sequía de 1990-95 debe servir para extraer las oportunas enseñanzas sin dejar transcurrir demasiado tiempo, estableciendo, a partir de ella, las bases para los futuros planes de gestión de sequías.

Entre los efectos concretos observados, cabe indicar los siguientes.

  • Durante estos años fueron especialmente severas las restricciones en el suministro que padecieron las ciudades de Granada, Jaén, Sevilla, Málaga, Toledo, Ciudad Real y Puertollano, y las zonas de la Bahía de Cádiz y la Costa del Sol.
  • Las medidas más comunes, además de la imposición anticipada de restricciones y los procedimientos especiales de intercambio entre usuarios, consistieron en la realización de obras de conexión entre cuencas, la localización y explotación de nuevos recursos subterráneos.
  • Durante esta sequía también se recurrió a métodos no convencionales, como la mezcla de recursos de calidad insuficiente con otros de mayor calidad. Se incrementó la reutilización de aguas residuales depuradas procedentes de núcleos del litoral y se proyectaron también diversas estaciones desaladoras, aunque en la mayoría de los casos no llegaron a construirse.

Las líneas de actuación

De forma muy sintética puede avanzarse que la última sequía fue, en general, detectada demasiado tarde, lo que llevó a la adopción de medidas de emergencia que aunque solucionaron problemas puntuales, no siempre se realizó de forma planeada y rigurosa. Los recientes avances en el conocimiento sobre la posible correlación entre las sequías y otros fenómenos, como las oscilaciones de nivel en el Atlántico Norte o la ocurrencia del Niño en el Pacífico, podrían mejorar en el futuro la fiabilidad de indicadores que alerten sobre las sequías.

Los planes de actuación en sequías, deberían establecer con claridad las reglas de explotación de los sistemas en estas situaciones, incluyendo los criterios para la aplicación de restricciones, las condiciones para la adopción de procedimientos especiales y su regulación económica, las condiciones para el aumento temporal de la explotación de los acuíferos, la movilización de áreas hidrogeológicas de reserva, etc.

Debería también tratarse con especial interés las aguas subterráneas. Con carácter general, en situaciones de emergencia las aguas subterráneas pueden contribuir a paliar los déficit bombeando por encima de la explotación habitual, o incluso superando ampliamente la recarga media del acuífero. En muchos sistemas de explotación de recursos hídricos basados en las aguas superficiales, existen acuíferos donde el agua bombeada puede incorporarse fácilmente a un canal, depósito, embalse, o incluso utilizarse directamente. En otros casos es necesaria la realización de alguna obra o conducción complementaria.

En las áreas costeras los acuíferos son una fuente económica, interesante y segura de abastecimiento de agua potable, pero son aún más interesantes como almacén de agua dulce para atender puntas y salvar situaciones de emergencia, como las sequías. Las aguas subterráneas han proporcionado soluciones eficaces y económicas para paliar los efectos de las sequías en situaciones de emergencia.

Por último, una cuestión de extrema importancia en las situaciones de sequía es el seguimiento y participación contínua de los usuarios en las decisiones, mediante las correspondientes comisiones de desembalse.



 


Proyecto Portal del Agua.  Copyright 2000. Región de Murcia
   Aviso legal